Descarga nuestro portafolio de servicios

Diagnostico

El mantenimiento de una superficie de hierba artificial es imprescindible para conseguir unas propiedades óptimas para la práctica deportiva durante todo el ciclo de vida del pavimento. Su cuidado regular es fundamental por razones como la estética, la seguridad, la calidad del juego y la durabilidad.

Está demostrado que un mantenimiento deficiente o inadecuado provoca que el deterioro del pavimento se produzca a mayor velocidad. A medida que el campo es utilizado, el caucho se compacta y cada vez más la longitud del pelo libre es mayor, lo que provoca una menor verticalidad de la fibra y por lo tanto una mayor zona de interacción entre esta y los tacos del calzado de los jugadores, acelerando el desgaste de la misma. A medida que se va perdiendo fibra, se debe ir reduciendo la capa de caucho con el fin de que la longitud del pelo libre (fibra que sobresale del caucho) sea la adecuada y el campo presente una apariencia lo más parecida posible a la hierba natural. Además, tal y como se ha comentado anteriormente la fibra libre favorece una rodadura correcta del balón durante el desarrollo del juego.